A pesar de que el ritmo de adquisición es bueno, esta mañana hemos tenido que parar de trabajar por un tiempo. Ocurre a veces que algún cetáceo se acerca al buque en los momentos en los que se suspende la actividad de los cañones. Generalmente pasa durante las viradas, cuando éstos se apagan para evitar que disparen demasiado cerca de los hidrófonos. Si hay un cetáceo avistado retrasamos el reinicio de los disparos hasta que desaparece.   Pasado un tiempo sin avistamientos, se hace lo que denominamos un inicio suave.  Consiste en empezar con disparos suaves, incrementando su intensidad suavemente, con objeto de que si todavía estuviesen en la zona de trabajo se alejen antes de sufrir daños. Este conjunto de procedimientos, descrito de forma general aquí se denomina  protocolo de protección de mamíferos marinos. Observado el protocolo, se procede a continuar con los trabajos.